× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Cualquier persona que desee iniciarse en el camino de la Verdad, puede adquirir este sencillo libro donde se explica como lo dice la autora "con palabras de a centavo", el Principio del Mentalismo. En él encontramos temas muy variados como el Cristianismo dinámico, la mecánica del pensamiento, los decretos, el amor y la fe.

La palabra “Metafísica” proviene del griego que significa “mas allá de lo físico” aquello que no puede ser percibido por los sentidos comunes (vista, oído, tacto, gusto y olfato). Este término fue usado originalmente por el filósofo Andrónico de Rodas al ordenar ciertas obras de su maestro Aristóteles, las cuales trataban sobre el estudio de fuerzas no mesúrales físicamente como lo son la moral, el amor, la paz y la buena voluntad, entre otros.

Conny Méndez estudió Metafísica en Unity School Of Christianty, en los Estados Unidos. Además fue discípula de uno de los más grandes pensadores de la época el Dr. Emmet Fox. Ella basó su enseñanza metafísica mayormente en uno de los principios más antiguos que conoce el ser humano denominado Principio del Mentalismo. En los tiempos de los primeros patriarcas bíblicos ya se conocía este principio universal de la creación, ya que el mismísimo patriarca Enoch, padre de Matusalén, había escrito un libro describiéndolo exhaustivamente. Al parecer esta enseñanza incluso la conocían y utilizaban con anterioridad los altos sacerdotes del antiguo Egipto.

Este libro de Enoch, junto con otros de su autoría, se perdió con el transcurrir de los siglos, mas sin embargo, una copia intacta apareció en Absidia y otra en Etiopía. La copia de Absidia pasó a Rusia y hoy no se sabe donde está, pero la de Etiopía fue a parar a Inglaterra, más exactamente a la Abadía de Westminster en Londres. Era un libro prohibido y se resguardaba contra todo curioso. Pero un obispo anglicano del siglo XIX se interesó tanto en saber de qué trataba que decidió leerlo e inmediatamente traducirlo al inglés. Este obispo fue quien hizo el “descubrimientos sensacional” del que hablábamos antes y el cual denominó como “El Nuevo Pensamiento”, y que hoy en día es estudiado y practicado por todos los metafísicos del mundo.

Inmediatamente hecho este descubrimiento (que en realidad fue un “re-descubrimiento”, pues no era nada nuevo, sino más bien se destapó algo que estaba oculto), se crearon organizaciones basadas principalmente en él, como lo son: La Ciencia Cristiana, La Ciencia Divina, Unity School, entre otros. Este Principio ha revolucionado al mundo de hoy, a tal grado, que ya son millones de personas que lo practican con maravillosos resultados. Es la Llave de Oro que puede ayudarles a salir de todos los problemas, las enfermedades y las calamidades.