× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

El Chamanismo es el conjunto de prácticas mágico-religiosas que permite al ser humano encontrar su identidad espiritual como ser mágico, dotado de facultades y poderes portentosos. Permite el acceso a estados de conciencia que disuelven la limitada individualidad, integran la consciencia con la Madre Tierra y con el Padre Cósmico.

El propósito esencial de todos los caminos iniciáticos es hacernos uno con el Amor Cósmico. El Chamanismo debe entenderse como una forma de religiosidad, un sistema de creencias acompañado de prácticas ceremoniales. Es un camino espiritual profundamente vinculado a las fuerzas cósmicas y los poderes de la Naturaleza. Existen algunas religiones que separan al ser humano del resto de la creación y del Creador; pero en el camino chamánico, lo humano, lo natural y lo cósmico se integran en una sola unidad, donde el Poder Creador y la creación son una y la misma cosa.

Al Chamanismo se le relaciona fundamentalmente con la curación de las enfermedades, utilizando plantas medicinales, rezos, ofrendas, conjuros y cantos, Esto se debe a la función social que ha desempeñado el chamán dentro de su comunidad. A esta práctica se le denomina Medicina Tradicional o Curanderismo; es una de las áreas del Chamanismo. El propósito chamánico esencial consiste en lograr la fusión de nuestra consciencia con el Gran Espíritu Universal a través del éxtasis. En esto se asemeja a todas las religiones: permite al adepto alcanzar estados de conciencia superior, una profunda comprensión de uno mismo, de la vida y ei universo, como partes de una unidad cósmica espiritual.

Más allá del Curanderismo se encuentran los niveles transpersonales del Chamanismo, su aspecto iniciático. Incluye prácticas como el uso ritual de plantas enteógenas o plantas de poder, abstinencias, ayunos, cantos, tambores y danzas, rituales de integración con bosques, cuevas y montañas, ofrendas y comunicación con los espíritus de la naturaleza, etc.

La meta ulterior del Chamanismo es desprenderse de la percepción de sí mismo como individualidad separada del mundo; volverse uno con el universo y con el Gran Espíritu Cósmico.