× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Ghandi era jovial, poseedor de un fino humor, infantil, refrescante y frecuentemente encantador. Los defectos de Ghandi palidecen ante sus grandes virtudes e ideales; los hubo, es cierto, y algunos incluso lamentables, pero ellos no le restan valor a su admirable labor, a su grandiosa lucha en favor de la paz y del amor universal. En muchos sentidos, Ghandi era un yogui de la acción (karma yogui), aunque no poseía la absoluta paz mental y emocional del yogui. Su libro preferido era el Bhagavad-Gita y enseño una gran verdad al mundo: que el camino de la no-violencia es el camino de la rectitud, el único que el hombre justo y honesto debe recorrer.

Como todos los hombres destacados y trascendentales, su personalidad tenía dos marcadas facetas: por una parte, era bondadoso y tolerante y por otra era adusto y exigente. Alguien dijo que todo hombre importante lleva un demonio dentro y puede ser; pero lo esencial es transmutar ese demonio en ángel para los demás y definitivamente Gandhi lo hizo. Comprendió que el hombre debe observar la Ahimsa (no-violencia), la Sambhava (igualdad) y la Aparigraha (no-posesión), únicamente sujentándose a tales principios le es dado al hombre llegar a Dios. Respetaba cualquier credo o religión, siempre que indicase la pureza y condujese a la divinidad. - Ramiro Calle.

"Su rostro no impresionaba a nadie; parecía haber sido moldeado por el Alfarero Divino en un momento de prisa... Parecía hecho para delicia de los caricaturistas. Sólo parecía diferente de los demás hombres cuando hablaba o cuando se le mraba a los ojos". - Ranjee Shahani

"Las generaciones venideras apenas podrán creer que semejante hombre de carne y hueso haya vivido sobre la faz de la tierra". "Ha demostrado que se puede reunir un poderoso séquito humano, no sólo mediante el juego astuto de las habituales maniobras y trampas políticas, sino también mediante el ejemplo convincente de una vida moralmente superior. En nuestra época de completa decadencia moral era el único estadista que defendía una más elevada relación humana en la esfera política". - Einstein