× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Aquél que posee un ligero grado de clarividencia puede ver fácilmente en el doble etéreo, en cuya superficie aparecen en forma de depresiones semejantes a platillos o vórtices y cuando ya están del todo desarrollados son semejantes a círculos de unos cinco centímetros de diámetro que brillan apenas en el hombre vulgar, pero que al ser excitados, aumentan de tamaño y se les ve como refulgentes y coruscantes torbellinos a manera de diminutos soles.