× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La dinastía XVIII protagonizó uno de los periodos más interesantes de la historia de Egipto. En ella se dieron hechos de armas tan importantes como la expulsión de los hicsos y la conquista de un imperio, sucesos históricos como el reinado de una mujer y los bruscos cambios y religiosos que culminaron en el reinado de Ajenatón.

El propósito de este libro, la ciudad de Amarna, es demostrar que los antecedentes políticos y culturales anteriores a su construcción fueron los causantes de la llamada “revolución” amárnica, ayudándonos a comprender la decisión tajante de Ajenatón de implantar un contenido unitario al conjunto de manifestaciones intelect uales: religiosas, “filosóficas”, artísticas y sociales.

Como cualquier “revolución” intelectual, Amarna hunde, en muchas ocasiones, sus raíces en mitos ancestrales, pero a la vez constituye la mayor transformación histórica de Egipto, con un intento de modernizar todos y cada uno de los profundos pilares de la cultura egipcia. Por esto debemos contemplar todos los cambios en su conjunto, como una evolución del pensamiento para no desvirtuar la profundidad de la intención que los produjo.

El intento fracasó en muchos aspectos y el país del Nilo siguió su curso tratando de borrar este período de su historia. Sin embargo no es justo olvidar la gran actividad intelectual desarrollada en Amarna y sus progresos en la apertura de los templos, economía privada, arquitectura, arte, literatura, fabricación de vidrio y fayenza etc