× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Y cuando un hermano os pregunte: "hermano dime cómo tú hablas con el Cielo, para que yo también pueda hacerlo" decidle: Cada vez que hablas con todo tu Ser y dejas un hecho bueno sobre la superficie de la Tierra, en ella has escrito una oración que será oída en el Cielo. Mas si deseas meditar, puedes hacerlo así: "Uno Santo, que eres en nosotros esperanza, como nosotros somos luz en Ti. Santificado seas por nosotros, porque somos tu nombre. Sé consciente de tu reino en nosotros. Hágase tu voluntad, porque también es la nuestra, desde los mundos pesados y dormidos de Ti, hasta aquéllos que aletean con tus alas. Que nuestro cuerpo sea un altar, donde se queme el pan en holocausto hacia Ti, y que sea éste nuestro alimento. Haz que podamos perdonarnos nuestras deudas en los demás, y así toquemos en ellos tu frente. Y libéranos del mal de creer que estamos fuera de Ti, porque nosotros somos tu reflejo en la tierra, como Tú ya eres el nuestro en los cielos."