× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Las riquezas mundanas han sido temidas, despreciadas, condenadas e incluso odiadas, a causa de la ignorancia del ser humano acerca de cómo puede poseerlas sin ser poseído por ellas. En el otro extremo nos encontramos a la codicia, la adoración al dinero y el miedo atroz a perderlo. El hombre sabio evita ambas actitudes, pues sabe que las riquezas mundanas son sólo un reflejo de la verdadera riqeuza espiritual, qu8e es lo que debemos buscar en primer lugar y siempre. Una vez encontradas las riquezas del cielo, no se pueden evitar las de la tierra, salvo que uno las repudie expresamente. Debemos saber discernir y no despreciar que simboliza la bendición divina, pero tampoco podemos dedicar nuestra vida a conseguir algoque no es la verdadera riqueza. El primer paso para lograr la prosperidad es mantener la actitud correcta en la mente y en el corazón, darnos cuenta de que la prosperidad y la espiritualidad deben de ir unidas en esta tierra y que el hombre es quien debe de realizar esta unión.