× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Durante los nueve meses de gestación se establecen los potenciales de la vida humana, y se ha descubierto que, mediante el trabajo sobre los reflejos espinales de los pies, las manos y la cabeza, es posible volver a reactivar dicho período de formación.

La Técnica Metamórfica, es una terapia de sanación y transformación.

Fue creada por el naturópata y reflexólogo Robert St. John, en la década de los 60 en los Estados Unidos, comenzó a establecerse en Europa en los 70, y empieza a conocerse en España a mediados de los 80.

St. John, investigando con los diferentes mapas de la reflexología, se dio cuenta de que dicha zona estaba asociada con el tiempo uterino, desde la concepción de la persona hasta su nacimiento.

La técnica nos conecta, a nivel de consciencia, con los nueve meses vividos en el seno materno y nos lleva a descubrir nuestro propósito en la vida. Durante el período de gestación se establecen nuestras estructuras físicas, mentales y emocionales. La vida, después de nacer, tiene sus raíces en este período prenatal: nuestra vida antes de nacer. Es esta estructura corporal la que debe ser liberada.

Ésta técnica trata a la persona, no a la enfermedad, tratando de despertar la fuerza vital de cada uno.

En qué consiste una terapia:

En la técnica se tratan los pies, manos y cabeza, estos tienen influencia y relación con los aspectos mentales y emocionales del individuo.

Con el masaje se libera y alivia la tensión mental y emocional, lo que induce a la relajación física. El individuo recupera la fuerza vital y los bloqueos son eliminados. El efecto es placentero y relajante produciéndose una sensación de bienestar, fluidez y plenitud.

Las sesiones duran aproximadamente una hora y suelen tener una frecuencia semanal, sin embargo es el propio paciente quien marca el número y la frecuencia de las sesiones, ya que es su propia fuerza vital la que dirige su proceso.