× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Remedios para el corazón según el arte de curar de Santa Hildegarda.

La toma de medicamentos químicos durante muchos años produce efectos secundarios peligrosos y ha convertido en incurables algunas enfermedades. La artillería química pesada, que baja la tensión arterial, los inhibidores de calcio, los beta-bloqueantes o los fluidificantes sanguíneos, cuando se toma durante años, acaba siendo un veneno para el cuerpo.

El hígado y los riñones resultan dañados, y estos medicamentos para los trastornos cardíacos debilitan el corazón y agravan las enfermedades cardíacas y del sistema circulatorio.

Las enfermedades de la civilización, a las que pertenecen las enfermedades de la circulación y del corazón, son una señal de que nuestra civilización está enferma y nos enferma.

Los métodos curativos y los remedios que se describen en este libro son el fruto de treinta años de activa investigación con el Arte de Curar de Santa Hildegarda de Bingen (1098-1179), declarada doctora de la Iglesia en 2012.

"Santa Hildegarda, de acuerdo con las palabras de la Escritura, reconoce que el corazón es el centro de donde salen las cosas que pueden hacer daño al hombre: la envidia, el odio, la maledicencia, las malas pasiones… o bien es el centro desde donde el ser humano puede irradiar amor, compasión y todo lo positivo que facilita la convivencia y crean un ambiente que permite una vida y unas relaciones sociales saludables.

Expresiones como una acogida cordial o la palabra misericordia contienen en su raíz etimológica la palabra latina corazón (cor, cordis).

En este libro el Dr. Strehlow hace afirmaciones que, no por menos obvias, pueden resultarnos chocantes como que el corazón se nutre de amor y que un corazón falto de amor se enfría, se endurece y enferma. Estas palabras no expresan sólo conceptos meramente teóricos o filosóficos, en la realidad se llegan a dar situaciones concretas en las que hay una “petrificación o calcificación” del tejido cardíaco o de los vasos del sistema circulatorio.

Santa Hildegarda, como sabemos, recibió de lo Alto en sus visiones todo lo que nos transmite a través de sus libros así que las indicaciones de su Arte de Curar siempre están impregnadas del mensaje de Amor de nuestro Padre Creador que , justamente por habernos creado, sabe perfectamente lo que nos conviene. Cuanto más leo sobre del Arte de Curar de Santa Hildegarda más convencido estoy de que sus consejos de salud y sus remedios son una manera visible y material de hacernos experimentar todas las maravillas de bondad que encierra la Creación y que se corresponden con las Palabras de Vida que el Señor nos ha dado en la Escritura.

En esta obra, como siempre en Santa Hildegarda, se compagina perfectamente lo corporal, lo anímico y lo espiritual. Da consejos prácticos sobre alimentación, sobre higiene mental y 35 remedios para todos los problemas que se puedan presentar y que enfermen nuestro corazón y nuestro sistema circulatorio."