× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Una poderosa invitación a que tomemos las riendas de nuestra sexualidad y recuperemos nuestro centro vital.

La energía sexual es una energía de vida sumamente creativa y presente en todas las facetas de la existencia. Cuando las mujeres aprendemos a manejarla de forma consciente, la convertimos en un gran catalizador evolutivo y en una fuente inagotable de plenitud y realización personal a todos los niveles.

Este libro nos enseña a reencontrarnos con la belleza propia de nuestro cuerpo de mujer; sus páginas nos guían paso a paso hacia aquellas partes de nosotras que hemos dejado relegadas, a fin de que las reactivemos y las pongamos al servicio de nuestro propio proceso de transformación.

Embarquémonos en este viaje de reencuentro con nuestra sensibilidad femenina y nuestra sexualidad, y permitamos que ambas brillen majestuosas en el intenso oleaje de la vida.

Desata el poder de tu sexualidad femenina y el gozo de estar viva.

Las mujeres tenemos una dimensión oceánica que nos incita a vivir conforme a nuestra naturaleza esencial. Todas albergamos mareas invisibles que esperan ser desatadas, pero no todas sabemos que esas mareas nos permitirán recuperar el contacto con la fuerza de la vida y generar en nosotras una inevitable transformación interior.

En esta obra encontrarás inspiración para emprender el viaje hacia tu feminidad y afianzar tu fuerza vital buceando en las profundidades de tu cuerpo y tu mente.

¡Bienvenida a bordo!

 

Autor

Myriam Peña Sánchez-Garrido

Myriam Peña Sánchez-Garrido nació cerca de Barcelona y actualmente reside con su pareja en un pueblo cercano a Olot (Girona). Es pedagoga especializada en sexualidad femenina y cuenta con una larga experiencia en educación. En 2008 le diagnosticaron el virus del papiloma humano, con un diagnóstico muy próximo al cáncer de cuello de útero. Esta circunstancia, que supuso un punto de inflexión determinante en su vida, desencadenó una profunda y enriquecedora transformación en su interior. No podía obviar que este virus le estaba revelando algo sobre sí misma como mujer. Vivió un tiempo en Asia en busca de la unión entre la sexualidad y la espiritualidad; allí estudió y trabajó en la Escuela de Tao de Mantak Chia y se adentró en la sexualidad femenina taoísta.