× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Es el hombre estreñido el que está cargado con tal masa de suciedad interna que sólo puede ser considerada indescriptible.

Su tracto alimentar, desde la boca del ano hasta la garganta, está lleno de mucosidades enfermizas, no digeridas, descompuestas y sustancias alimenticias retenidas, todo en un estado de fermentación y putrefacción.

Durante toda su vida, sus intestinos nunca tuvieron una limpieza perfecta. Después de cada evacuación, el ano necesita ser limpiado artificialmente, lo que en los indica que las paredes internas de los intestino retienen, después de cada paso por ellas, cantidades de la misma suciedad.