× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

En Humanismo cristiano, Merton distingue entre persona e individuo, y recuerda que la vocación de la persona es construir su propia soledad como condición sine quae non para un encuentro válido con otras personas. Mediante una serie de ejemplos, Merton defiende que sólo una cooperación inteligente y la comunión en el amor –que es cualquier cosa menos la pantomima del sentimentalismo gregario– alimentarán la estructura de una sociedad viva, fértil y genuinamente humana.

En este libro se indica el camino para lograr honestidad de espíritu y una vida llena de dignidad. Igualmente su objetivo es estimular el pensamiento y despertar algún grado de conciencia espiritual, pero sin pretender de conseguir un súbito arrebato de conciencia espiritual.