× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Este libro es un testimonio aterrador sobre uno de los males más graves de la sociedad: el abandono y el maltrato infantil -y toda una cadena de problemas sociales que de allí se desprenden- y al mismo tiempo es un invito a la reflexión y a la reconciliación con la vida, pues si estos niños han logrado rehabilitarse es porque verdaderamente la felicidad se encuentra dentro de nosotros mismos y sólo depende de nuestra actitud hacia la vida y la capacidad de tener una mente abierta y un corazón dispuesto a amar y a perdonar.

Reuniendo unos cuantos testimonios de niños que han vivido en la calle -cuyas historias de maltrato, abandono y miseria conmueven hasta lo más profundo del alma-, y combinándolas con algunas reflexiones personales sobre la vida y cómo alcanzar una verdadera armonía interior y exterior a través del servicio y el amor hacia los demás, Jaime Aramillo ha logrado crear en Los hijos de la oscuridad un libro que alterna la dura realidad con la esperanza y la fe en el ser humano y en su capacidad de trabajar por la paz para así crear un mundo mejor.

Ideas Claves del libro:

 "No hay nadie tan pobre que no pueda dar o tan rico que no pueda recibir."

"La mente es como un paracaída, si no la abres, te estrellarás."

"Los sueños necesitan tiempo para cumplirse, además de fe, pasión y amor."

Nunca, nunca, nunca dejes de soñar.

Vuestros comentarios

¿Te gustó este libro?   Escribe tu comentario

  • Escrito por:
  • VENEZUELA

Acá en Venezuela también hay niños en las alcantarillas; en cada esquina nos encontramos con un niño pobre y desolado ojalá aca en Venezuela hagan lo mismo que en Colombia.

Da tu opinión acerca de este comentario

  • Escrito por:
  • Cali

Al amigo de Venezuela, ¿Hagan o hagamos? Cada quien debe poner su grano de arena y pensar que si estuviésemos en el lugar de un niño o niña en la calle querríamos ser protegidos por la familia, la comunidad y la sociedad. De alguna manera, y me incluyo, he visto a papá Jaime como la EXTENSION DE MIS BRAZOS, cuidando, abrazando y protegiendo a todos esos niños, niñas y adolescentes y siento un gran alivio, pero la idea es que todos hagamos algo, no esperar a que otros lo hagan todo, aun desde nuestros hogares cuidando bien a nuestros hijos, protegiendo a los vecinitos, familiares y amigos de nuestros hijos, desde allí hacemos una gran labor, respetando los espacios de cada uno y reconociéndoles como únicos y especiales con derechos y libertades. Y para la mayoría de los adultos que nos creemos perfectos y buenos, reconociendo que en ocasiones podemos llegar a lastimar a los niños. Busque ayuda profesional si siente que puede reaccionar o hacerle cosas dañinas a sus hijos o a otros niños, eso hacen los adultos responsables y conscientes de sus debilidades.

Da tu opinión acerca de este comentario

  • Escrito por:
  • Copacabana

Muy bueno

Da tu opinión acerca de este comentario

  • Escrito por:
  • yopal

Gracias, papá Jaime, por enseñar de forma fácil como vivir en paz. un abrazo los amo

Da tu opinión acerca de este comentario

  • Escrito por:
  • Santiago de cali valle

Este libro me ha dejado una enzeñansa tan bonita y es que uno cuando tiene un hijo hay que asumir mi responsabilidad por que este mundo no hay nada mas belloooooooooooo que un hijo

Da tu opinión acerca de este comentario