× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Un libro de ayuda y apoyo para psicólogos nóveles y expertos que trabajen con niños y adolescentes

 

Al igual que en su libro anterior, Terapia de Grupo, Marina aborda el tema desde su experiencia personal, marcada por un profundo involucramiento con sus pacientes en su estilo directo y claro:

Para llegar a un niño, para aproximarnos a su esencia y naturaleza, no basta mirarlo desde una perspectiva adulta. Ante todo, necesitamos la capacidad de entrar en su mundo y abrirnos a su modo de mirar y de estar en él, es decir, empaparnos de su universo. Cuando somos capaces de hacerlo, lo primero que captamos es que su forma de entender el mundo es diferente a la del adulto, diferencia que no solo es cuantitativa sino cualitativa. Por lo mismo, no deberíamos –otra vez, desde nuestra perspectiva adulta– juzgar, retar o castigar al niño de acuerdo con nuestras normas o forma de pensar sin antes entender las suyas. Esta es la clave para todo contacto con los niños y el pilar central de esta obra.

La autora describe y fundamenta los aspectos relacionales y clínicos a tener en cuenta en la psicoterapia, y presenta ejemplos que ilustran la acción en cada tipo de problemática.

Incluye capítulos que abordan aspectos propios del proceso terapéutico: ansiedad, miedo, agresividad, depresión, problemas de aprendizaje, trastorno obsesivo-compulsivo, contacto y sexualidad, trabajo con órganos enfermos, y una serie de otras técnicas útiles para el trabajo con niños y adolescentes.