× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La mayoría de las personas, más o menos inconscientemente, aplican los principios de la Fisonomía al juzgar los caracteres de aquellos con quienes están en contacto. Casi todo el mundo escudriña las facciones de aquellos con quienes se encuentra por primera vez y saca de ello una impresión general. Los niños y los animales domésticos poseen un conocimiento instintivo de la expresión facial y a menudo pueden decir con suma minuciosidad la disposición general que tienen hacia ellos distintas personas. Se considera generalmente que algunas personas"parecen tontas", mientras que otras tienen un "semblante maligno", al tiempo que otras"parecen honradas" y "dignas de confianza".