× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La obra toma su punto de arranque en los problemas más elementales de la labor de traducción, puesto que, con ella, leves matices del significado, originados por el cambio de una lengua a otra, pueden provocar confusiones con serias repercusiones en las relaciones internacionales, y los errores de interpretación del recíproco comportamiento entre seres humanos y otras criaturas, como los osos, a veces han resultado fatales. Se pasa después a la desinformación deliberada, como se estila en el espionaje y en los tests psicológicos. Con ello se muestra la desinformación del sentido de la realidad causada en la persona a quien se dirige. Al final se llega a las nuevas fronteras de la comunicación: la investigación sobre otras especies, como los chimpancés y los delfines, con los que recientemente se ha logrado comunicar, y las tentativas de comunicación con las inteligencias extraterrestres (con una completa descripción del proyecto Ozma).

¿Hasta qué punto es real lo que ingenuamente solemos llamar realidad? ¿Existe sólo una realidad, reflejo de verdades eternas y objetivas? ¿Se dan innumerables versiones de la realidad determinadas por la técnica de la comunicación?

La idea del nexo entre comunicación y realidad es relativamente nueva. En estos últimos años se ha procurado investigar de qué manera las personas mediante la comunicación ejercen mutua influencia en la formación de la imagen y el concepto del mundo en que viven. Watzlawick es precisamente uno de los expertos.