× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La experiencia ha evidenciado que una gran inteligencia no es una herramienta suficiente para el éxito, y, de hecho, muchos niños superdotados han tenido dificultades para encontrar su camino en la vida o, por el contrario, han sido unos mediocres escolares, como en le caso de Einstein.

En la actualidad, gracias a la Inteligencia Emocional, tenemos una explicación científica a esta paradoja, y son otros valores, que nacen del perfil emocional del individuo, son los que modelan las claves del triunfo personal y la satisfacción con uno mismo. El correcto conocimiento de los demás, el optimismo, la capacidad de expresión, son factores más importantes que una inteligencia analítica o el pensamiento lógico.