× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Un libro que te ayudará a descubrir, comprender y superar lo que traemos de otras existencias y que continuamente nos está poniendo obstáculos en nuestra vida.

Daniel Meurois sostiene la posibilidad de que el origen de muchos de estos trastornos se encuentre en recuerdos procedentes de existencias pasadas. La detección y posterior comprensión de problemas de origen kármico puede convertirse en el punto de salida de una verdadera maduración interior porque nos proporciona elementos determinantes para sanar nuestro cuerpo y nuestra alma. Apoyándose en numerosos ejemplos, con una prosa elocuente, sencilla y rebosante de imágenes, el autor pone a nuestra disposición los elementos necesarios para poder iniciar por nosotros mismos una comprensión diferente, más rica y sensible, de nuestra propia salud.

Frecuentemente se dan casos en los que ciertas enfermedades, síntomas físicos e incluso trastornos del comportamiento, no están bien acotados, llegando incluso a estar totalmente incomprendidos, por médicos o terapeutas que asumen un enfoque “clásico” de la salud.

Cuando nos caemos y nos hacemos daño en alguna parte de nuestro cuerpo, sabemos perfectamente con qué nos hemos tropezado y porqué. Del mismo modo, inmediatamente llevamos nuestra mano a calmar ese dolor y seguimos adelante.

Pero… ¿Qué pasa cuando tenemos un dolor emocional cuya causa no conocemos? Ni siquiera sabemos cuál es el origen y mucho menos la cura… Amorosamente, Daniel Meurois nos abre las puertas a las memorias dormidas. A través de casos reales, nos muestra donde se ocultan episodios de vidas pasadas que dejaron no solo heridas, sino también cicatrices que están influyendo en la vida presente.

Gracias a la intervención de Daniel, muchas personas han logrado soltar ese lastre kármico. Su aprendizaje y superación hoy nos facilita la reflexión a nosotros también. Una toma de conciencia que cambiará nuestra visión y nuestra vida. Ser conocedores de lo que cargamos en nuestra mochila emocional, nos permite acceder a su sanación aquí y ahora. Limpiar esa herencia kármica que nos bloquea física y emocionalmente es fundamental para seguir avanzando en nuestro camino como Ser divino y permitir también el crecimiento de los que nos rodean.