× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Uno toma la decisión de arrancarse de su cultura, su idioma, sus afectos, sus paisajes y comidas sólo cuando a causa de la guerra, la pobreza, la represión ideológica o la limitación profesional, el propio país deja de ser un espacio de amparo.

Los que se han ido, los que proyectan hacerlo y los que se quedan se encontrarán a sí mismos en las anécdotas entrañables, los miedos, la poesía, las añoranzas, los descubrimientos, los triunfos que constituyen este libro.

Como escribe Fernando Ulloa en el epílogo de este libro: "La migración supone al menos dos universales: la soledad y la esperanza. Si digo universales es porque desde los comienzos de la epopeya que afincó al hombre en el planeta, la soledad y la esperanza, propias de todo desplazamiento geográfico, siempre formaron parte del mundo humano. La narración de Claudia Yelin da cuenta de una de las fases más íntimas del pasaje que va de la soledad a la esperanza, entremezcladas una y otra, en este caso, con los alivios y las dificultades que implica la migración en familia".