× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Nunca Alain Daniélou había llegado tan lejos en sus indagaciones y divulgación de la tradición hindú. En este apasionante texto, Daniélou se adentra en temas tan poco conocidos como el shivaísmo esotérico, la personalidad del gran Shankara, el tantrismo, la ciencia de los sueños o la iniciación. Su estilo combina un conocimiento profundo y riguroso de la tradición, su propia experiencia, empatía e inmersión en la cultura hindú con un lenguaje directo, provocador, cargado de exquisita poesía. En sus propias palabras:


«Los animales y las plantas son, de alguna manera, la parte visible de los seres sutiles –espíritus, genios, dioses– que los rigen y los habitan. Por eso ciertos animales y ciertos árboles se consideran sagrados. El respeto y el amor que les prodigamos atrae la benevolencia de los genios y de las hadas, que son sus gemelos invisibles y rigen los aspectos del mundo natural. Mientras que las funciones de percepción y de conocimiento están escindidas en los animales y las plantas, en el ser humano el juego divino ha reunido estos dos aspectos, y, en cierto modo, el animal humano ha absorbido su doble sutil, su ángel guardián. Por eso la especie humana es portadora de una doble herencia: una genética, encarnada en el ser físico que percibe las formas exteriores y se deleita con ellas (pero que también forma parte del decorado), y otra iniciática, relacionada con el conocimiento.»