× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La oscilación del péndulo del reloj cósmico, que cada ser humano determina en esta vida y en encarnaciones precedentes en base a su modo de sentir, percibir, pensar, hablar y obrar, representa para cada persona su destino. Ninguna expresión de vida humana deja de tener efecto en nosotros. También a través de nuestra piel transpasamos información a nuestro medio ambiente; ya sólo con un apretón de manos o por medio de los alimentos o simplemente a través del aire. Todo esto puede provocar una reacción en nosotros, incluso nos puede influenciar si somos accesibles a ello.