× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La sexualidad, para los antiguos chinos, era una parte del orden universal y nunca la asociaron al pecado ni a la culpa. Según Van Gulik esto explica, junto a la falta de represión, el que la vida sexual fuese sana y sin patología.

La actitud ante la sexualidad de los taoístas chinos era profundamente respetuosa, pero clara. La sexualidad era algo normal e incluso un elemento fundamental para perfeccionarse, tanto que el adepto del taoísmo debía conocerla y controlarla para acceder al conocimiento.