× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La sociedad a menudo retrata a los médicos como sabios que usan bata blanca, que se pasan la mitad del tiempo estudiando para conocer los avances en los distintos campos que abarca la medicina y, la otra mitad, curando a los pacientes que llegan a su consulta.

A lo largo de la historia, este retrato ha ido tomando distintos matices, desde una especie de brujo o de oráculo inaccesible y superior, hasta el científico solícito y abnegado que siempre tiene un momento para quien reclama su atención entre guardia y guardia.

Sin embargo, visto con los ojos de un médico del s. XXI, ninguna de estas semejanzas dibuja con precisión nuestro trabajo diario.

En las últimas décadas, algunas series televisivas de éxito han tratado de revisar estos conceptos, mostrando al médico como una persona con profundos conocimientos sobre cómo enferma el cuerpo, pero también como una persona que se angustia, que se enamora, que se siente frustrada o desconcertada, que está agotada tras dos días sin dormir, que a veces tiene miedo de no conocer del todo qué se esconde tras un síntoma o que teme que le haya pasado por alto algún tratamiento remoto para un paciente complicado, algo que proporcione, ni que sea, un hilo de esperanza para él.

El hombre con el tatuaje de hierro reúne 13 historias verídicas, fascinantes y conmovedoras en torno a las lecciones que dos médicos con una gran experiencia, los neurólogos John E. Castaldo y Lawrence P. Levitt, han aprendido de sus pacientes a lo largo de su dilatada carrera.

Un aprendizaje basado no solo en análisis de laboratorio y otras pruebas, sino también en escuchar año tras año a los pacientes y a sus familiares.

Se trata de historias que unen el misterio médico con el espíritu humanista, y nos recuerdan que la relación entre el médico y el paciente se extiende mucho más allá de las paredes del hospital y que los milagros médicos no siempre se deben exclusivamente a la medicina.

Los relatos que aquí se recogen ponen de manifiesto la complejidad del cuerpo humano y los obstáculos con que se encuentran los profesionales de la medicina en su día a día al enfrentarse a todo tipo de retos.

El presente volumen nos recuerda hasta qué punto los médicos influyen en la vida de sus pacientes, pero, sobre todo, hasta qué punto los pacientes influyen en la vida de sus médicos.