× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Lecciones que te conducirán a una vida extraordinaria.

Quienes han escuchado las lecciones de Bob Proctor, una de las mayores referencias mundiales de desarrollo personal, saben que tener una vida extraordinaria es posible, pero de nada sirve tener dinero u otros bienes materiales si no se es feliz.

El conferenciante, consultor y coach da una serie de recomendaciones para conseguir una vida próspera y abundante sin naufragar en ella.

Descubre cómo obtener la vida que deseas erradicando falsas creencias que te alejan de tus objetivos, entrenando tu cerebro para el éxito y organizando tu trabajo para obtener la máxima eficacia.

El autor sabe a la perfección que en el interior de las personas están las grandes motivaciones para superarse, pero también los grandes obstáculos.

¡Conviértete en un alumno aventajado de Bob Proctor gracias a la sabiduría que contiene este libro y aprende a disfrutar de tu éxito!

Índice

Introducción

Clase 1. Sea lo que sea, puedes conseguirlo

Clase 2. Haz exactamente lo que yo te diga

Clase 3. Solo necesitas una cualidad

Clase 4. Si no puedes limpiarlos todos, no limpies ninguno

Clase 5. El problema es dónde estás

Clase 6. El dinero lo amplifica todo

Clase 7. Eres la suma total de tus pensamientos

Clase 8. Ya lo tienes

Clase 9. El modelo actual está obsoleto

Clase 10. Nuestra fuerza más poderosa

Clase 11. Cómo saber si lo haces mal

Clase 12. El único límite del poder

Clase 13. Baila hasta que llueva

Clase 14. La única fuente de suministro

Clase 15. El gráfico mágico

Clase 16. Lo único que puedes controlar 

Clase 17. Piensa en tus sueños hasta hacerlos realidad

Clase 18. No tienes que hacerlo todo

Clase 19. Te toca mover ficha

Clase 20. Trabaja desde el plano superior hacia el inferior 

Clase 21. No se trata de dinero

Clase 22. Da gracias por lo que tienes

Clase 23. Es hora de esforzarte

Epílogo