× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Fruto de un innovador proyecto educativo, vivido en el seno de la familia y de la comunidad, esta obra explica a padres y maestros cómo crear un ambiente en el que los niños permanezcan llenos de curiosidad y crezcan seguros de sí mismos y de su entorno. Permitiéndoles que experimenten el mundo y lo transformen de un modo que tenga sentido para ellos, el adulto se compromete a un aprendizaje continuo y adaptable a las necesidades de los niños para satisfacerlas en la medida de lo posible. En lugar de imponer un plan educativo fijo y obligatorio para todos, la «escuela activa» valora el cuidado sistemático de procesos de aprendizaje capaces de renovarse.

Esta obra es el relato pormenorizado de una experiencia de creación y desarrollo de escuelas Pestalozzi - jardín de infancia y primaria - en Ecuador. La búsqueda de una escuela alternativa para sus propios hijos, abierta y activa, pone a la autora en contacto con la pedagogía Montessori, caracterizada por el respeto a la actividad espontánea del niño y su capacidad de autoeducación.

A medida que la experiencia avanza, van entrando en escena otros muchos autores relevantes para una escuela activa, como Piaget; Freinet, Holt, Goodman Claparède, Dewey... a los que recurre en el proceso continuo de toma de decisiones, experimentación y reflexión sobre la práctica. Página a página, la autora va desgranando la historia de una escuela activa, sus motivaciones y comienzos, sus características educativas específicas, las relaciones establecidas entre la práctica y la teoría, la utilización de espacios y materiales, los maestros, el currículo, los agrupamientos de niños de edades distintas, las relaciones con los padres, las dificultades y contradicciones, la integración de niños con discapacidades...

En suma, todo aquello susceptible de ser observado en el proceso de creación y desarrollo de una escuela innovadora, cuyo principio organizativo es el respeto profundo a la actividad de los niños y a su capacidad de regulación del propio aprendizaje.