× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Gabriela nos enseña a abrirnos a la corriente eterna, a Dios, invocando las fuerzas positivas en sus sensaciones, pensamientos, palabras y obras, y esta fuerza infinita estará al servicio de su alma y de su cuerpo.


¿Quién no necesita de la curación? Muchos son los que ya intuyen que sanar tiene que ver con un orden fundamental en el interior de las personas. Dentro de cada uno actúa una fuerza poderosa, que es indescriptible: es el poder central del amor de Dios, la fuerza de Dios.