× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Uno debería empezar su día invocando al Arcángel Miguel y dedicándole oraciones y decretos. Lo recomendable son veinte minutos al día y el momento más conveniente, aunque todos son buenos, es después de levantarse. Este libro contiene una selección muy completa de decretos al Arcángel Miguel y decretos de protección, poder, fe y fuerza, incluyendo el decreto de la voluntad de Dios de El Morya, el decreto a Hércules, el decreto al Gran Director Divino -que sirve al mismo tiempo de protección y llama violeta- también decretos para proteger a la juventud, a los niños y para prevenir guerras. La parte final del libro contiene el Rosario al Arcángel Miguel. Este Rosario se puede recitar una vez por semana, a poder ser los martes -el día del Arcángel Miguel- y sirve de gran ayuda para protegerse a uno y a otros de cualquier tipo de energía, sin importar lo negativa que ésta pueda ser.