× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

En ocasiones el alma siente que ha encontrado una paz y una felicidad convincente practicando alguna religión, adoptando una filosofía o persiguiendo un ideal artístico o intelectual. pero siempre una avasallante inquietud viene a mostrar que aquella religión no es la adecuada o es insuficiente: que aquella filosofía teórica resulta un apoyo inútil: o aquel ideal que el creyente construyó durante muchos años, cae destrozado a sus pies en un instante. ¿No existe una manera de escapar de la pena y el dolor? ¿Acaso la felicidad, la prosperidad y una paz permanentes, son tan sólo sueños inalcanzables? Existe una manera -nos dice James Allen- en que el mal puede desterrarse para siempre. Existe un proceso mediante el cual la enfermedad y la pobreza, así como cualquier situación o circunstancia adversa, pueden apartarse de nuestro lado para no regresar jamás.