× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Se trata de un manual de Terapia de Polaridad en el que se plantea una nueva forma de terapia corporal. Es un libro muy interesante por el compendio de conocimientos que sintetiza y por una visión de la terapia que aúna sencillez y profundidad. Las explicaciones sobre el Sistema nervioso y su funcionamiento son no solo brillantes, sino muy novedosas y únicas, sobre todo en su exposición de la "Teoría Polivagal". Ofrece una gran cantidad de herramientas y planteamientos al terapeuta corporal.

En esta obra, John Chitty integra conceptos de la antigua sabiduría taoísta con nuevos descubrimientos de la neurociencia y técnicas terapéuticas de probada eficacia en un todo dinámico y cohesionado. Entre sus principales aportaciones está el mapa de la jerarquía relaciones o jerarquía de los campos de acción, que produce una honda resonancia porque refleja directamente nuestra experiencia interna, lo que nos mueve y cómo nos mueve.

También incluye una explicación simple y coherente de la novedosa Teoría Polivagal de Stephen Porges, en la que se expone que el desarrollo de la vida social entre los primates superiores y los seres humanos tiene su reflejo en el desarrollo de un sistema nervioso social. Ante las situaciones estresantes, el sistema nervioso social nos capacita para superar la respuesta de lucha o huida, instintiva y estrictamente animal, recurriendo al vínculo con nuestros allegados. Todo un destello de esperanza para nuestra humanidad.

Además, describe detenidamente el uso de la poderosa técnica terapéutica de la silla vacía que puso de moda Fritz Perls, el fundador de la Terapia Gestalt, de comprobada eficacia práctica para integrar distintas percepciones, puntos de vista, y fragmentos de nuestra psique.

Por último, cabe añadir que estos conceptos del yin y el yang resultan familiares y cercanos; son intuitivos y fáciles de captar porque están pegados a nuestra experiencia de cada día y facilitan mucho la descripción de las energías y la comunicación terapeuta-cliente.