× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Educar en la manera de identificar y controlar las emociones (especialmente las desagradables o temibles) es algo tan importante como otros muchos aspectos del aprendizaje.

En este libro, la terapeuta Cornelia Maude Spelman utiliza un lenguaje sencillo y tranquilizador para que los niños aprendan a manejar sus sentimientos y a relacionarse con los demás.

«La tristeza es un sentimiento semejante a un día nublado. Cuando estoy triste nada me parece divertido», dice la protagonista.

Con este cuento, los niños sentirán el consuelo de reconocer sus sentimientos en los de la pequeña cobaya del cuento, que explica qué es lo que le entristece. Los pequeños lectores toman conciencia de que «todo el mundo se siente triste alguna vez», de que hay maneras de estar mejor, y de que la tristeza, finalmente, desaparece.