× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Antiguamente la Iglesia primitiva señalaba tres etapas disciplinarias: purificación, perfección e iluminación. Hoy en día las iglesias se satisfacen con la purificación y a lo sumo con la perfección o santidad, porque no tienen iluminación que dar. Con el nombre de Cristianismo místico se hace referencia a las enseñanzas originales que Jesús impartió a sus discípulos y que se conservan vivas en el interior de cada ser humano. Con esta obra trataremos que cada cual identifique y las recupere de dentro de sí.