× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Los conflictos internos se convierten en desastres externos; el problema de uno es el problema del mundo y sólo uno puede solucionarlos, nadie más, nadie puede hacerlo por otro. El político, el economista, el reformador , al igual que uno, es un oportunista, un inventor de planes; pero nuestros problemas, el conflicto , la desdicha humana y esta existencia vacía que produce desastres tan atroces, requieren algo más que invenciones astutas o reformas superficiales de políticos y propagandistas. Se necesita un cambio radical de la mente humana y nadie puede generar esa transformación para otro, cada uno debe hacerlo por si mismo.