× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Pintar un mandala es un proceso de crecimiento: de la nada al todo, desde el interior al exterior, del color blanco a una amplia gama de colores… Busca un lugar cómodo, siéntate y relájate, prepara los colores y empieza a dibujar. Dedícale el tiempo que tú creas necesario y déjate llevar. Disfruta y crece pintando mandalas.