× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

"Cosas del Camino contiene un conjunto de “máximas” que fueron confeccionadas durante mi tercera estancia en prisión. Os aviso cuando salga por si tenéis el dudoso gusto y la gigantesca paciencia de querer leerlo. Para este fin de semana os dejo tres de ellas que afectan a la noción de fragmentariedad. El pensamiento necesita delimitar para funcionar. Delimita imágenes. Establece límites. Fragmenta…

Este fin de semana nuevamente retorno a un lugar en donde tendré muchas dificultades para conseguir penetrar en el blog. Así que tendré ausencia forzada por la carencia de tecnología de comunicaciones. Cosas que pasan. Pero seguro que en algún momento me entrará el nervio y buscaré algún ricón para ver como andan las cosas por esta casa.

“Casi todos los que adquieren –o eso creen- un trozo de conocimiento superior, buscan trascenderlo institucionalizándolo, ignorando que la mejor manera de destruir una verdad consiste en imponerla como dogma, convertirla en sistema.

La frustración de definir proviene de la conciencia de que al definir limitas, de manera que resulta inevitable dejarte algo fuera. Es así que el Absoluto y el Amor no pueden ser definidos.

Al delimitar nace el objeto ilusorio del que se alimenta el ego, sin darse cuenta de que por inmenso que sea lo que se abarca dentro de los límites, es infinitamente superior lo que se ha quedado fuera de ellos”.

Mario Conde