× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

En la vida física nunca nos acordamos del proceso de nuestro nacimiento. En cambio, durante todo el tiempo que vivimos entre la muerte y un nuevo nacimiento tenemos presente con toda claridad el momento de la muerte, pero desde el otro lado, desde el lado de la vivencia espiritual, desde la otra orilla, podríamos decir. Con cierta razón el hombre se asusta ante la muerte, porque representa la destrucción del cuerpo físico.

En cambio, sucede justo lo contrario cuando el hombre, entre la muerte y un nuevo nacimiento, vuelve la mirada atrás a la superación de la muerte, ya que en todo momento se le pone de manifiesto la victoria del espíritu sobre la materia. Y entonces la muerte supone la vivencia más hermosa, grande, maravillosa y suprema que se pueda tener...