× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Día tras día, las mismas caras, las mismas palabras, las mismas situaciones,los recibos del banco, el vencimiento del plazo de una hipoteca, un compañero de trabajo que no se comporta como debiera... Y por si fuera poco, la relación con su familia no es tan buena como quisiera. ¿Hasta cuándo podrá soportarlo? El estrés, la angustia, los sentimientos de frustración e ira se han convertido en molestias cada vez más cotidianas. En algunos casos, se trata de respuestas a hechos y situaciones concretas que requieren una solución inmediata y contundente. Sin embargo, en otras ocasiones, no tienen una razón aparente y pueden ponernos en graves aprietos, hasta el punto incluso de causar un daño profundo a nuestra vida privada y profesional. No se preocupe, aunque el problema es grave, existe una solución y está en sus manos.