× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La mayoría de personas solo definen la riqueza en parámetros de dinero, sin embargo, la buena noticia es que, no es el dinero el que te hace rico, si no es la Riqueza la que atrae el dinero a tu vida.

No tiene sentido hablar de riquezas y excluir a Dios, el Creador y Dueño de todas las formas de Riquezas que existen, ya sean espirituales, mentales, emocionales, físicas o dinerarias. La Biblia enseña claramente que la voluntad inequívoca y absoluta de Dios es que tú y yo seamos ricos en todos los sentidos. Una de estas verdades está cristalizada en el Salmo 23-1 que dice lo siguiente: Jehová es mi pastor, nada me faltará.

Con este libro descubrirás que la libertad financiera es más cuestión de conocimiento espiritual que económico. Tanto si tu crees que tu vida está condenada a la pobreza, como si crees que eres “rico” este libro puede elevarte a otras dimensiones. Leerlo será todo un festín y una bendición para tu alma.