× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Un valioso aporte del doctor Arrieta en esta obra es el concepto cuántico de que podemos utilizar el poder terapéutico del agua para elevar nuestra vibración energética, porque si el nivel de energía es alto, se frenará el desarrollo de enfermedades físicas y emocionales logrando una buena salud y una mejor calidad de vida.

En este comienzo de milenio, la idea y el símbolo del agua emergen como un elemento sagrado cuya sabiduría hemos abandonado y olvidado.
El mundo primigenio del agua que sana y purifica, se ha transformado poco a poco en un mundo de aguas que contaminan y aunque no queda mucho tiempo, todavía es posible cambiar el rumbo. El primer paso es recuperar los antiguos sistemas espirituales que nos permitieron convivir con la madre Gaia.