× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

En este libro aprendemos a entender nuestra existencia como seres humanos aquí en la Tierra, en la que todo tiene un sentido. En Cada cual muere por sí mismo Gabriele intenta explicar la existencia terrenal, es decir La vida aquí en la tierra, para que todos los buscadores de la verdad puedan comprender mejor el sentido de unas palabras humanas como “vivir y morir para seguir viviendo”, o bien “muerte”.

El hombre excluye de su vida terrenal el morir, lo ineludible, la muerte, y, sin embargo, aquella nos acompaña a cada paso. A cada instante, en cada minuto está cerca de nosotros. Nuestro nacimiento trajo ya consigo el fallecer, pues toda vida humana tiene alguna vez un final, al que los hombres llaman muerte. El morir, la llamada muerte, está entonces condicionada por la naturaleza y es tan natural como nuestro nacimiento.

La pregunta que aquí se plantea entonces es: ¿Por qué se atemorizan tantas personas de lo que denominamos muerte?