× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Las respuestas marcan hitos del pensamiento para organizar la realidad humana en su empeño por seguir vivos. 

Investigar a Dios es lo mismo que buscar respuestas sobre el principio y el fin, el alfa y el omega, sobre qué es la vida y el hombre mismo. También hemos de entender que "jamás" podemos responder de forma inequívoca y acabada a estas preguntas.

Entonces... ¿Para qué hacerlas? La respuesta parece simple: porque es la condición humana, a través de ellas -de sus preguntas y respuestas- es desde donde conformamos la misma realidad que buscamos, nos edificamos a través de ellas y de sus respuestas.

Imposible reconocernos como seres humanos de no hacerlas y en la dirección renovada de cada tiempo histórico.