× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

No hay nada que temamos tanto como nuestros propios miedos. Sin embargo, son precisamente estos, con sus distintos matices, los que ponen en movimiento el desarrollo intelectivo y emocional.

El miedo produce en el cerebro un proceso de reacción de estrés que crea las condiciones idóneas para la conducta en los planos intelectivo, emocional y físico. Gerald Hüther explica cómo sobre la base de un patrón de conexión neuronal se crean emociones tales como el odio, la agresividad, la dependencia, la confianza, la fe y el amor.