× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Surgiendo del entramado del Mahabharata, aparece el Canto del Bienaventurado, traducción literal de la expresión sánscrita Bhagavad-Gita.

Si alguien nos desafiara a demarcar con unos pocos textos la base documental de toda la India clásica, no nos aventuraríamos demasiado si respondiéramos que son tan sólo cuatro tratados que, cual fuente inspiratriz, nutren toda la cultura hindú posterior.

En efecto, cuatro y tan sólo cuatro son las obras que cumplen tan egriega función: Los Vedas y los Upanishads, como baluartes de la doctrina filosófico religiosa, y el Ramayama y el Mahabharata, como bastiones de la épica hindú.