× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Zumos de mil sabores y colores, apetecibles refrescos de todo tipo, cacao en polvo, bollería, barras de cereales con y sin chocolate, bebidas energéticas… Todos estos productos –que se anuncian en televisión mediante anuncios excitantes y divertidos- tienen un aspecto llamativo y un sabor delicioso que a los niños les encanta.

¡Los más pequeños que se vuelven locos por ellos! Los piden a todas horas: para desayunar, para almorzar, para merendar, después de comer o de cenar.

Sin embargo, estos “alimentos” distan mucho de ser recomendables. ¿Qué podemos hacer para protegerles de la peligrosa tentación de lo dulce? Baby Sugar tiene la solución.