× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

¿Por qué nos cuesta tanto hacernos a la idea de que vamos a morir? ¿Todavía no nos hemos dado cuenta de que la muerte es algo tan natural como el nacimiento o la vida? ¿Por qué ese miedo atávico a lo desconocido? El autor trata de aproximarse a estas cuestiones y a muchas otras más en relación con tan, en principio, oscuro tema. Además intenta llevarlo a cabo utilizando un tono desenfadado e incluso haciendo que el lector sonría en algunas ocasiones. Hace unos cuantos años, en una taberna de Cork, se oyó decir a un viejo borracho que se puede beber la pinta de cerveza más o menos rápido, a grandes tragos o a pequeños sorbos, cada uno a su manera, pero que, al final, si no la bebemos, perderá la espuma y se desperdiciará. Pensamos que es lo más parecido a un pensamiento zen que se ha escuchado jamás en un pub irlandés. Y estamos totalmente de acuerdo con él.