× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La lectura del presente texto hace descubrir con gozo la asombrosa actualidad de las cartas del Apocalipsis, después de haber transcurrido ya dos milenios. Las iglesias a las que se dirige Juan, de hecho, son un espejo cristialino de las diferentes modalidades de ser iglesia que existen hoy. Así, descubrimos una iglesia de la ortodoxia (Ap 2,1-7), en la que todas las energías se emplean para defender la doctrina, aun a costa del amor; la iglesia de los movimientos (Ap 2,18-29), donde cada grupo pretende constituir la forma más verdadera de comunidad cristiana y se cree poseedor en exclusiva del mensaje puro de Jesús; la iglesia de los réditos (Ap 3,14-22), acomodada en su riqueza, tan complacida del propio poder como incapaz de anunciar el mensaje genuino de Jesús.

¿Será casualidad que la única de estas siete iglesias que ha sobrevivido a lo largo de los siglos, manteniéndose firme en medio de todas las vicisitudes de la historia sea la iglesia de Esmirna, aquella que acogió la bienaventuranza de la pobreza? (Ap 2,8-11).