× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

El impulso del alma es más fuerte que cualquier resistencia. Así es que si hay resistencia, es que el alma no está allí.

Discernir dónde invertiremos nuestra energía en un paso imprescindible. Por ansiedad, o simplemente porque la reflexión no es algo común en nuestra cultura, nos damos cuenta de lo que “no es” a mitad de camino o al final.

Este es un libro que te ayudará a encender, configurar y usar tu GPS interior, que te mostrará el camino adecuado para llegar a donde quieres llegar.

Antes de encarnar, el alma dispone su propósito y a partir de él prepara un plan que le permita desarrollarlo cuando esté en el planeta. La personalidad y el cuerpo serán uno de sus recursos terrenales, además de las emociones y de los pensamientos que administrará a través de ellos.

Cada alma tiene un propósito particular. Después del día de nuestro nacimiento, los siguientes días más significativos en nuestra existencia son cuando nos preguntamos para qué hemos nacido, cuál es el propósito de haber elegido vivir estos años en este planeta, y el otro, cuando podemos respondernos con honestidad esa pregunta.

Y para hacerlo, hay que recorrer el camino.

Nuestra presencia en el mundo tiene un propósito, y hasta que no lo encarnemos, el alma seguirá impulsándonos a descubrirlo. Los seres humanos, después de haber insistido en tomar decisiones usando solo la razón, comenzamos a despertar la inteligencia ligada al corazón y a nuestra alma. Esto se llama «inteligencia espiritual».

El éxito, como realización personal, está abierto a las personas que en sus decisiones, consciente o inconscientemente, incluyeron la sabiduría de su alma, que es la única capaz de trascender los conceptos tan extremos de lo bueno y lo malo, de las aparentes carencias y los límites que creamos tener, para encontrar un camino posible con nuestros propios recursos, la mayoría de ellos internos. El alma es tu GPS, úsalo para alcanzar la felicidad.