× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

¿Te sientes mal desde hace un tiempo? ¿Sientes con frecuencia ansiedad, tristeza, culpa, rabia o miedo? ¿Estás así, sobre todo, a partir de sufrir cambios importantes en tu vida?

Afortunadamente, gracias al consejo de personas sabias, Pedro Moreno encontró que la salida de su tormenta emocional no estaba en cerrarse a la vida sino –precisamente– en abrirse a ella, aprendiendo a cultivar una actitud amable y compasiva hacia el momento presente y las emociones que lo acompañan, por amenazantes que puedan parecer.

Desde entonces, ayuda a muchos de sus pacientes siguiendo este enfoque, bien en la terapia individual o bien en los cursos que organiza periódicamente sobre cómo recuperar el equilibrio emocional.

¿Te notas desbordado por todo y por nada al mismo tiempo?

Si te sientes así, este libro te puede ayudar. Su autor conoce bien lo que significa sentirse de ese modo, no tanto por su experiencia como psicólogo –que también– sino porque él mismo tuvo que enfrentarse, hace unos años, a uno de los momentos más difíciles de su vida, con toda la tristeza, la ansiedad y la rabia que eso le supuso, además del deseo insistente de olvidarse y desconectar de todos y de todo.

Este libro presenta las principales ideas y ejercicios que emplea el autor, esperando que te ayuden tanto como a él y a sus pacientes.

"Cómo utilizar este libro En cierta medida, el libro sigue la secuencia que utilizo en mis grupos de terapia: explico algunas ideas clave, realizamos los ejercicios prácticos y luego les pido a mis pacientes que sigan practicando en casa. Por tanto no te recomiendo que lo leas en un par de días, como si fuese una novela. En las próximas páginas vas a encontrar muchas de las ideas, los ejercicios y las prácticas que suelo incluir en mi curso para hacer frente a los momentos difíciles que todos podemos encontrar en nuestras vidas. Por tanto, te recomiendo que leas los capítulos en el orden en el que se presentan y te tomes el tiempo necesario para practicar los ejercicios que se proponen, conforme se van introduciendo. Esto es importante porque estas ideas solo podrán ayudarte si las llevas a la práctica. Al igual que ocurre con mis grupos de terapia, muchas de las prácticas y ejercicios que se presentan en capítulos posteriores se basan en lo que hemos visto previamente, por lo que es recomendable ir realizándolos en el orden presentado.

Al final de cada capítulo encontrarás una sección titulada “neuro-gym”, donde se indica el tiempo que debes dedicar a cada práctica antes de avanzar en el programa de entrenamiento. De esta forma puedes ir consolidando las habilidades mentales y emocionales que tratamos de desarrollar con las prácticas. Para que te hagas una idea global de lo que iremos tratando en las próximas páginas, te adelanto que en el siguiente capítulo echaremos una mirada en profundidad a los desencadenantes de las crisis vitales y cómo reaccionamos, en cuerpo y mente, ante las dificultades. Analizo diferentes tipos de circunstancias para tratar de comprender el mecanismo psicológico que suele activarse en estos casos. Finalizo el capítulo con algunos consejos para ir trabajando en los pasos que nos permitirán reequilibrar nuestra vida tras el desastre, adaptándonos a la nueva situación de la forma más sabia posible.

En el capítulo tres descubriremos la importancia de aprender a situar nuestra mente en el aquí y ahora, dándonos cuenta de cómo reaccionamos a nivel psicológico ante los momentos difíciles. El objetivo es reconocer y deshacer los nudos en los que se enreda nuestra mente tan fácilmente, provocando un sufrimiento innecesario. Te presento la meditación mindfulness, con instrucciones para practicarla si lo deseas. Las técnicas de meditación que incluyo, tanto en este capítulo como en el resto, son ejercicios que nos ayudan a conocer y entrenar la mente, para permitir que las emociones sanen y podamos sentirnos mejor. En el capítulo cuatro revisamos brevemente el origen y las pruebas científicas de la eficacia de la meditación mindfulness. A continuación, entramos en las instrucciones básicas para practicar correctamente todas las técnicas que vemos en este libro, tanto cuando hacemos un entrenamiento formal, como cuando llevamos la mente de la meditación a nuestra vida cotidiana. Presento instrucciones detalladas para que puedas practicar la técnica del escáner corporal y la meditación de la atención plena a la respiración. Estas técnicas te ayudarán a comprender mejor la relación mente-cuerpo en los momentos de dificultad.

En el capítulo que le sigue nos adentraremos en los mecanismos de la mente relacionados con el sufrimiento. Si quieres sentirte mejor, es necesario comprender cómo funcionan las emociones y para ello es inevitable dirigir nuestra mirada a la mente, que es donde se da sentido a las cosas que nos pasan. En este capítulo te enseño dos nuevas técnicas de meditación para seguir entrenando tu mente. Veremos las técnicas de atención plena a los sonidos y a los pensamientos. También incluyo una técnica de meditación breve, que puedes emplear en cualquier situación crítica para reconectar con tu mente en las situaciones difíciles. En el capítulo seis visitamos un lugar más frecuente de lo que nos gustaría. Me refiero a esas situaciones en las que todo parece perdido. Perder a un ser querido de forma inesperada es un buen ejemplo de este tipo de situaciones. Pero no es el único: un divorcio complicado, un despido injusto, una enfermedad crónica, un accidente que nos deja secuelas... Son muchas las situaciones que nos pueden llevar a esa sensación tan amenazante de callejón sin salida. En este capítulo veremos qué podemos hacer cuando parece que no es posible hacer nada para sentirse mejor. Seguiremos conociendo los mecanismos de la mente que nos pueden ayudar a aliviar el sufrimiento y nos introduciremos en nuevas prácticas de meditación. Veremos una técnica muy interesante para manejarnos con la dificultad emocional en esas situaciones, la meditación de la aceptación radical. Seguidamente, indagaremos en la capacidad que todos tenemos para entrenar los aspectos nobles de nuestro corazón, que son nuestros protectores naturales ante los desastres que no tienen solución.

Cuando todo parece que nos lleva a la rabia, el enfado, la envidia o la culpa, siempre existe otro camino. Es posible cultivar nuestra capacidad para sentir emociones positivas que contrarresten la tendencia a quedarnos enganchados en el dolor emocional. Veremos cuatro prácticas de meditación que te permitirán sentir alegría, amabilidad, compasión y ecuanimidad. En la medida en la que vamos conociendo los mecanismos de la mente y las emociones, podemos comenzar a trabajar de una forma más eficaz para liberarnos de las emociones dolorosas y al mismo tiempo, fomentar nuestra capacidad para sentir las emociones positivas. A continuación, en el capítulo ocho, entraremos en un nivel aún más profundo de nuestra mente, para reconocer el proceso íntimo por el que se produce el sufrimiento. Es lógico pensar que nuestra mente no surgió de la nada justo el día en el que te enfrentaste a las dificultades que ahora atraviesas. De hecho, desde que nacemos nuestra mente está ahí, tratando de encontrar su hueco en el mundo, con la gente que le rodea y con ella misma.

En ese proceso de maduración y desarrollo se producen una serie de “adaptaciones”, por así decirlo, que nos predisponen al sufrimiento, no solo cuando tenemos crisis vitales, sino en todos y cada uno de los momentos de nuestra vida. Tras ver estos mecanismos sutiles de la mente, nos introduciremos en nuevas prácticas de entrenamiento mental a través de la meditación, como una forma de ir transformando nuestra realidad emocional conforme extirpamos las causas últimas de nuestro sufrimiento. Finalizamos el libro con algunas ideas claves para transformar el dolor emocional que sentimos ahora en una vía para ir hacia una vida con sentido, conectados con nuestra capacidad innata para la felicidad genuina -esa que no depende de lo favorables o desfavorables que sean nuestras circunstancias-."