× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Las habilidades que usted tiene y que debe aprovechar son múltiples. Con todo, hay unas que son más relevantes y claramente definen el éxito de todo lo que emprendemos. Me refiero a habilidades cognitivas, tales como ser un buen observador, saber escuchar, identificar características comunes y diferentes en lo que nos rodea, clasificar los objetos de acuerdo con su función, evaluar y descubrir los riesgos potenciales y reales en el ambiente que nos rodea, manejar debidamente nuestras reacciones frente a un suceso o un hecho inesperado, observar, acatar e interiorizar las normas que la sociedad nos fija. Asimismo, aquellas que debemos cumplir frente a la ley o a los cánones de comportamiento en las empresas, el demostrar capacidad para tomar decisiones y comunicarlas a los demás y finalmente, una de las habilidades que más nos demandan una actitud positiva es la de adaptarnos al cambio.

El ejercitarnos todos los días en cada una de estas habilidades hace que logremos los objetivos paulatinamente. Todos tenemos una serie de habilidades, pero el nivel de destreza no es el mismo para todos. Algunos tendrán más fortalezas y habilidades que otros. Por ejemplo: a algunas personas les agrada cantar, pero para llegar a un nivel de destreza óptimo y desarrollar una buena voz, se requiere de un entrenamiento especial, como ejercicios vocales y respiratorios, así como la ayuda de algunas técnicas y de instructores. Lo mismo sucede con las habilidades que se plantean. Para llegar a un nivel óptimo se requiere de disciplina, de responsabilidad, de una práctica diaria y de un compromiso con la calidad.