× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Este libro es una ayuda para clarificar qué es nacer. Rafa Redondo considera que estamos en este planeta para nacer plenamente en cada instante y que la vida sí tiene un sentido: ampliar la luz de la conciencia que en germen nos fue dada y regalarla.

El autor se toma muy en serio su oficio de comunicador de lo que ve: le va la vida en revelar la Vida, en facilitar el despertar de la borrachera en que -suicidamente- la sociedad occidental, amedrentada y sumisa al Dios Mercado, se halla sumida. De ahí que machaconamente advierta, aclare y convoque a la lucidez del lector para que en cada instante tome buena nota de lo que supone vivir sin apartarse un ápice de la conciencia de ser la propia luz.

Desde su experiencia de guía, apercibe con énfasis sobre la diferencia existente entre vivir embriagado y vivir lúcido. Y nos pone constantemente en guardia para no apartarnos del Camino, haciéndonos ver tanto el poderío interior de la Luz como los obstáculos en que podemos tropezar para reconocerla. Destaca en estas páginas la original visión de lo que es un verdadero maestro, de la inmadurez con que se ha mitificado esa figura asiática entre nosotros; también de lo que es la mayoría de edad que nos hace autónomos y fraternos.

Es una obra valiente donde se denuncia que aterrizar en lo real no equivale a mirar para otra parte ante el actual azote de una economía que asesina a los más pobres, e invita al meditante a transformarse a sí mismo transformando el mundo.