× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Quiéreme libre, déjame ser resume una posición existencial, como punto de partida de las relaciones entre hombres y mujeres. Este libro se adentra en el núcleo de la masculinidad, esclareciendo qué significa ser hombre hoy día y cómo las fronteras y los límites entre hombres y mujeres se desdibujan actualmente. Y partiendo de este hecho, el autor desmenuza las trampas y dificultades de encontrar pareja, y de mantenerla, y proporciona claves posibles para que mujeres y hombres puedan relacionarse desde sus similitudes y sus diferencias de una forma nueva, sin proyectar sus respectivas sombras: desde el verdadero ser, la libertad como fondo y el amor como camino. Éste es un libro coherente y optimista en su esencia. Lúdico y amoroso en su forma. Permite vislumbrar caminos deseables y nuevos horizontes, sin embargo no delimita márgenes ni establece fronteras. Comparte generosamente experiencias, sueños y dudas. Sin postulados, te anima a encontrar tu propia receta para integrar el amor y la libertad con uno mismo y con la pareja. Sobre todo, invita a la reflexión como ejercicio de honestidad y confianza.

El propio autor lo hace desde una sabia posición, pues combina su aguda comprensión de las flaquezas humanas con una férrea determinación por admirar sus grandezas. María Colodrón, facilitadora de Círculos de mujeres. Conozco al autor desde hace unos 50 años, y en ese medio siglo no creo haber podido contar entre mis amigos con una persona tan extremadamente sabia, acogedora y desinteresada. Los franceses distinguen entre savant y sage, erudito y sabio. No son lo mismo. Ni mucho menos. Hay escritores que demuestran ser muy expertos en un tema, pero ser sabio va mucho más allá: requiere haber vivido lo aprendido y saber transmitirlo a los demás. Ese es uno de los puntos fuertes del autor. En cuanto a lo de acogedor y desinteresado, lo pueden comprobar con gran beneficio los que lo tratan, que pueden encontrar en él a un igual, a un hermano, a un amigo.Miguel Ángel Carrasco Fernández, profesor.